Fotografía callejera, 10 consejos prácticos para sacar buenas fotos

 

Este artículo sobre fotografía callejera o “street photo” está basado un poco en mi experiencia y en los consejos que he conseguido recopilar a través de otros fotógrafos que saben mucho más que yo de esto. 

Lo primero que me gustaría destacar es que lo más importante a la hora de obtener una buena foto callejera no es la cámara o equipo que tengamos, ni siquiera la técnica que usemos en el momento de hacerla, sino la capacidad de observación que pueda tener cada uno, que además hará que nuestras fotografías sean diferentes al resto. Saber captar la imagen en el momento adecuado, sin duda, es lo más complicado

Muchas de las fotos que comparto en mis diferentes portfolios, especialmente mi cuenta de Instagram: https://www.instagram.com/tomeu00/, están hechas con un smartphone, pero en muchos casos conseguí captar el momento. 

También pienso, en contra posiblemente de lo que digan muchos fotógrados, que hay momentos que se descubren en casa tras realizar una salida fotográfica, saber descubrilos a posteriori también nos pueden dar grandes satisfacciones. 

Aquí tienes los 10 consejos útiles para mejorar tus habilidades en fotografía callejera y conseguir grandes resultados: 

  1.  Familiarízate con tu cámara: conocer bien tu equipo es esencial. Asegúrate de poder cambiar configuraciones como la apertura, la velocidad del obturador y el ISO rápidamente sin mirar o tener una configuración específica si las condiciones lo permiten. Esto te hará estar completamente concentrado en lo que está sucediendo en tu entorno. 
  2. Usa una lente adecuada: una lente de distancia focal fija, como una 35mm o 50mm, es ideal para la fotografía callejera. Estas lentes te permiten capturar la escena de manera natural y te obligan a moverte para encuadrar la toma, lo que puede llevar a composiciones más pensadas. Pero ya te he dicho que incluso con un móvil es suficiente, hay gente que prefiere usar zoom para no invadir la intimidad de las personas. 
  3. Configura tu cámara para la velocidad: ajusta tu cámara en un modo que te permita capturar imágenes rápidamente. Por ejemplo, el modo de prioridad a la apertura con ISO automático y velocidad de obturación rápida puede ser muy útil para adaptarse a las cambiantes condiciones de luz en las calles.
  4. Observa la luz: la calidad de la luz puede transformar una fotografía. Observa cómo la luz interactúa con el entorno y cómo cambia durante el día. Aprovecha las horas doradas al amanecer y al atardecer cuando la luz es más suave y más favorecedora. A mi me gusta pasear por la ciudad a cualquier hora, hay rincones con sombras muy agradables u otros cuyo contraste es decisivo para la toma, eso sí evita los contrastes excesivos porque luego pueden ser muy molestos para editar. Antes de hacer la foto mira el entorno, analízalo, interiorízalo y luego lanzaté.
  5. Busca contrastes e interacciones: las interacciones entre personas, así como los contrastes entre lo antiguo y lo nuevo o entre sombras y luces, pueden crear imágenes poderosas y atractivas.
  6. Sé paciente: posiblemente la más importante, a veces, encontrarás el escenario perfecto pero necesitarás esperar a que algo interesante suceda. La paciencia es clave en la fotografía callejera; espera ese momento decisivo. También te diría que dispares cuando tengas dudas, ante la duda disparar
  7. Captura desde diferentes perspectivas: experimenta tomando fotos desde distintos ángulos y alturas para encontrar nuevas y sorprendentes perspectivas. Agáchate, súbete a un banco, o simplemente inclina tu cámara para obtener un ángulo inusual. Hay fotos que cambian radicalmente si sabes agacharte en el momento oportuno. ¿Vertical o horizontal? Prueba los dos.
  8. Interactúa con las personas: cuando sea posible, hablar con las personas antes de fotografiarlas puede conducir a retratos más naturales y expresivos. Pedir permiso en determinadas ocasiones puede ser lo más acertado, en otras quizás no será necesario. 
  9. Respeta la privacidad y sé ético: siempre es importante considerar la privacidad y los sentimientos de las personas que fotografías. En algunos lugares del mundo puede estar mal visto y en otros es algo que se ve de forma natural. Si alguien parece incómodo, es mejor no tomar la foto o eliminarla si ya la tomaste. 
  10. Revisa y aprende de tus imágenes: dedica tiempo a revisar tus fotografías después de una sesión. Analiza qué funcionó y qué no, y aprende de tus errores para mejorar en futuras salidas y aprovecha para reencuadrar para ver si el resultado final mejora. 
Lo sé, me he dejado posiblemente lo más importante para muchos... ¿cómo perder el miedo a fotografiar personas? pero es que realmente no existe una formula mágica, lo que si puedo decir es que la gente es más tolerante de lo que nos pensamos y si siempre respetamos los deseos de la otra persona, no deberíamos tener mayor problema. Y a medida que vamos tomando fotos el miedo poco a poco va desapareciendo. Ante la duda, pidamos consentimiento y recuerda que a veces es mejor pedir perdón que pedir permiso jeje.


 ¿Fotografía callejera en Blanco y negro o en color? 

Parece que una buena fotografía callejera tiene que ser en blanco y negro pero no tiene porque ser así, ya que todo dependerá de los contrastes que podamos tener, el entorno donde la hemos tomado, las luces y sombras, colores,… 

Si bien, el blanco y negro ayuda a eliminar distracciones y a homogeneizar la toma, también un buen uso del color puede reforzar o marcar la diferencia de una buena foto. 

Algunos fotógrafos icónicos 

Mi primer recuerdo fotográfico tiene que ver con “Le baiser de l’hôtel de ville” (El beso) de Robert Doisneau, una fotografía callejera que al parecer, muchos años más tarde, se descubrió que era un posado. Aún así creo que capta la esencia de lo que debe ser una buena toma callejera. En mi habitación estuvo colgada durante muchos años.

Otros referente es Henri Cartier-Bresson, conocido como el padrino de la fotografía callejera, Cartier-Bresson desarrolló el concepto del "momento decisivo", la fracción de segundo en que todos los elementos de la imagen están en armonía. Sus trabajos en las calles de Europa son estudios magistrales de la vida cotidiana y la humanidad. 

Una historia curiosa a la vez que maravillosa es la de Vivian Maier. Maier es una figura misteriosa que trabajó como niñera en Chicago durante décadas, todo mientras realizaba una de las colecciones de fotografías callejeras más impresionantes del siglo XX. Sus imágenes son una ventana a la vida urbana americana de mediados del siglo. Lamentablemente ella no pudo disfrutar de su éxito.

Por último Bruce Gilden lleva al nivel más alto, y más bestia, sus “street photos”. Famoso por su enfoque crudo y directo, Gilden ha fotografiado las calles de Nueva York con un estilo inconfundible que a menudo incluye el uso de un flash potente para capturar detalles sorprendentes e íntimos de los sujetos que encuentra, ¡en increíbles primeros planos! 

Existen muchos más y el artículo se haría eterno, pero si eres usuario de Instagram te recomiendo buscarlos y seguirlos, se aprende mucho observando el trabajo de otros. 

La fotografía callejera es más que una técnica; es una forma de ver el mundo. A través de la cámara, nos convertimos en cronistas de la vida urbana, capturando historias que a menudo pasan desapercibidas. La paciencia y la perseverancia son nuestras mejores herramientas. Con el tiempo, tu cámara se convertirá en una extensión de tu propia percepción, revelando los secretos ocultos en las calles de la ciudad. 

Os dejo un enlace directo a mis fotografías callejeras publicadas en esta web.